Cuando Llueve

6 julio, 2014

Innovación Territorial

Las temporas auguran y se está cumpliendo un verano lluvioso, días cubiertos, cielos grises, la recuperación de algo tan nuestro como el sirimiri. Es el precio del verde, de paisajes idílicos cuando sale el sol.

Es también la explicación del carácter de los pueblos del norte, en los que obtener alimentos, cobijo durante el invierno y a veces también en verano requieren de trabajo; un carácter forjado por el esfuerzo, el trabajo y la dedicación para poder obtener los recursos necesarios para sobrevivir, frente a los pueblos del sur en los que el clima favorece el crecimiento de plantas, la fauna y reduce la necesidad de cobijo y de calentarse en los inviernos, lugares que a veces citamos como el paraíso.

Con el desarrollo de la economía industrial y del capitalismo, el mundo ha evolucionado y se han modificado las necesidades vitales de los pueblos: nuevos sistemas de comunicación, vehículos, viviendas, ocio, …, máquinas, energía; estos han producido una inversión en el estado del bienestar, donde antes se vivía en la abundancia ahora se sufren carencias.

Ahora son los pueblos del norte, los que son ricos, los que cuentan con los medios necesarios para garantizar nuevos estándares de calidad de vida, lugares en los que se vive “mejor”, frente a los pueblos del sur en los que se sigue viviendo con los medios previos a la revolución industrial, y adquieren los que pueden, unos pocos, los medios y sistemas que los ricos del norte les venden a cambio de sus materias primas.

Los indicadores internacionales dibujan un mapa del PIB per capita muy interesante en el cual se puede ver como la franja norte Europa, USA, Canadá, Japón, Rusia y China en parte por un lado y en el otro hemisferio, la zona sur de Brasil, Chile, Nueva Zelanda y Australia, son las zonas con mayor nivel de desarrollo, económico, social, de calidad y esperanza de vida, frente a toda la zona centro, comprendida entre ellos, con alguna excepción como los Emiratos Árabes o Singapur. Incluso dentro de la propia Europa apreciamos diferencias entre los países del norte y de sur y dentro de los propios países como en España o en Italia este mismo fenómeno norte sur se reproduce, donde llueve el nivel de desarrollo es mayor.

Cuando llueve y hace frío, la necesidad aprieta, la cultura del esfuerzo y del trabajo se refuerzan y hacen que los países evolucionen, busquen soluciones innovadoras y den respuestas creativas a sus necesidades, estoy encantado de este mes de Julio, en el que hemos recuperado el sirimiri, estoy seguro que la lluvia nos ayudara a salir reforzados de esta crisis.

IMG_1905

, , , ,

About Carlos Fernández Isoird

https://www.linkedin.com/pub/carlos-fernandez-isoird/16/870/b87

View all posts by Carlos Fernández Isoird

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

No comments yet.

Leave a Reply