Mochi: uniendo la tradición y la innovación

El Mochi es un dulce de arroz tradicional de Japón que se elabora en un recipiente de madera llamado Mochitsuki. Buenísimo. En el marco del encuentro de innovación que organizamos desde Innovalab en el puerto de Santurtzi, pudimos disfrutar de una exhibición en la que un experto japonés elaboró el tradicional Mochi acompasado por un público entregado, que coreaba Yoicho a cada golpe de mazo que daba sobre la masa de arroz, hasta convertirla en una masa homogénea y extrañamente “dulce” (creo que es por el tipo de arroz que se utiliza). Ocho golpes dados de forma conjunta por Vascos y Japoneses que según la tradición japonesa “traerán la felicidad a quien los da”.

El leit motiv del encuentro estaba basado en el teoría del conocimiento planteada en su libro “La organización creadora de conocimiento” por Nonaka y Takeuchi, casualmente japoneses. Dicen que:

“la innovación surge en los límites de las culturas y de que cuando éstas se confrontan y se mezclan se generan combinaciones de conocimiento que pueden dar lugar a nuevos e innovadores conceptos”.

Nosotros habíamos decidido enfrentar dos elementos tradicionales de nuestras culturas, el SAKE y el TXAKOLI, uno fermentado del arroz y otro de uva de la variedad Hondarribi zuri, ambos de tradición centenaria en nuestras regiones. De esta mezcla se trataba de generar un nuevo bebedizo, innovador, diferencial, …

Innovar nunca es fácil, y aunque inicialmente lo parezca, llevar al mercado nuevas ideas de forma exitosa o en este caso organizar este evento, no ha sido tan sencillo como puede parecer. En primer lugar se enviaron desde Japón 72 botellas de SAKE de 1,8 litros que han desaparecido y nunca han llegado a su destino, para lo cual respuesta a la japonesa: un día antes del evento sale un japonés desde Niigata después de haber recogido cajas de SAKE en tres bodegas diferentes de la región de Niigata y se monta en un avión hasta Paris, desde donde conduce 9 horas hasta Santurtzi y entrega el preciado fermentado justo a tiempo para el evento. Igualmente con el Mochitsuki, sólo hay uno en España que pertenece a la Embajada Japonesa, y es una pieza de museo, un mortero gigante de madera con un mazo para machacar el arroz. Convencer al señor Yamaguchi para que nos lo preste para este evento fue complejo y hubo que ir personalmente a recogerlo y entregarlo en Madrid tras firmar todo tipo de garantías. Pero al final todo funcionó a la perfección, como un reloj “japonés”.

También Nonaka trabajó en su día, definiendo la importancia del entorno de trabajo y de los lugares de encuentro entre las personas para generar distintos estados de ánimo que permitan, en función de la necesidad, socializar, combinar, crear e interiorizar el conocimiento. Se trata de tener un “BA”, espacio en japonés, un lugar para crear e innovar.

Nuestro espacio es un barco, el último bonitero fabricado en madera en Euskadi, reconvertido ahora en laboratorio para la creatividad: INNOVALAB. En este espacio se trata de sacar a las personas de su día a día, de su entorno habitual y trasladarles a un lugar en el que poder pensar de forma diferente, combinando y creando nuevo conocimiento.

Utilizando diversas técnicas de creatividad que se han desarrollado a lo largo de los últimos seis años en Innovalab, en las que hemos trabajado con los mejores expertos internacionales en las teorías de la creación del conocimiento, podemos ahora estimular el pensamiento paralelo, la divergencia, la combinación, …, generando dinámicas, desarrollando constelaciones, entrando en estados alfa, jugando juegos serios, …

Vamos a darle con el mazo a las ideas para mezclarlas y generar nuevas y creativas combinaciones: ¡¡ Yoicho, Yoicho, Yoicho, …!!

P.D.: podéis ver más fotos en nuestro Flickr de Innovalab.

, , , , , ,

About Carlos Fernández Isoird

https://www.linkedin.com/pub/carlos-fernandez-isoird/16/870/b87

View all posts by Carlos Fernández Isoird

No comments yet.

Leave a Reply