Progreso social

15 junio, 2013

Innovación Social

3009780419_7454279535En el contexto de la filosofía de Prout, la mejor definición de “Progreso” se encuentra en la palabra sánscrita “pragati”. Pragati significa el movimiento que está bien diseccionado. Consecuentemente, “progreso” es un movimiento en dirección a la meta del bienestar de todos.

Progreso social se define como el cambio de la sociedad hacia el ideal. Como concepto fue introducido a comienzos del siglo XIX por la teoría social, especialmente por las del evolucionismo social (Auguste Comte y Herbert Spencer).

La pasada semana se ha presentado en Paraguay el informe realizado por la Fundación AVINA (liderazgos para el desarrollo sostenible en América Latina) en el cual se ha medido el índice de progreso social en 50 países.

El Índice de Progreso Social abarca tres ejes esenciales:

  • Necesidades Humanas Básicas
  • Fundamentos del Bienestar
  • Oportunidades

los cuales incluyen cincuenta y dos indicadores. El estudio tiene como propósito elevar la calidad del diálogo sobre las prioridades nacionales de los distintos países y orientar las decisiones relacionadas a la inversión social.

Llevamos tiempo trabajando en el apoyo a distintos países y gobiernos en sus procesos de especialización estratégica y desde BIB apostamos por un desarrollo local basado en los sistemas de capitales locales tal y como los plantea el Profesor Carrillo del ITESM y sobre todo en la generación de una capacidad dinámica, tal y como lo plantea Gary P. Pisano en su último libro “Producing prosperity”. Una capacidad que permite la permanente regeneración de los propios capitales del país.

Nuestra visión de la prosperidad se centra precisamente en la consecución de una mejora en el posicionamiento como país, en el propio índice de progreso social, trabajando de forma sistémica sobre los 52 indicadores. La clave esta en la orientación estratégica de la inversiones en los distintos capitales hacia los resultados, es decir en el Output. Así podemos hablar de capital estructural y analizar cómo las inversiones en infraestructuras contribuyen a mejorar los distintos indicadores, o si hablamos de capital humano como las inversiones en formación contribuyen también a la mejora del Índice de Progreso Social.

Esta visión critica de los procesos de definición de las estrategias de especialización local, y por tanto del diseño de los presupuestos públicos con una repercusión directa en la medición de los resultados, en términos de incremento del índice de progreso social, contribuye a centrar las políticas, a acercarlas a la ciudadanía, a la justificación de las actuaciones y sobre todo a contar con una sistema más transparente y sobre todo medible en términos de impacto social.

Quiero animaros a reflexionar sobre esta oportunidad de plantear el desarrollo estratégico país desde la visión de los resultados, frente a la tradicional visión de los inputs, de medir lo que se pone en el sistema y lo que realmente produce esa inversión o gasto. Por ejemplo en el campo de la investigación, siempre se miden los inputs, % del PIB gastado en I+D, es cierto que también se miden resultados en términos de patentes, tesis doctorales, publicaciones, …, lo cual es positivo y necesario, pero no se trasladan en la medida de su contribución al progreso social, hecho que considero fundamental para la consecución social de los fines que se deberían perseguir con la inversión y el gasto publico.

_____________________________________________________________________________________________

La foto es de Paul Wood, vía Flickr.

, , , , ,

About Carlos Fernández Isoird

https://www.linkedin.com/pub/carlos-fernandez-isoird/16/870/b87

View all posts by Carlos Fernández Isoird

Subscribe

Subscribe to our e-mail newsletter to receive updates.

No comments yet.

Leave a Reply